Lo informo su hija en Facebook. Murió con un profundo dolor de no saber que ha pasado con su hijo.

Es unos de los caso, mas relevantes de la provincia, desde la desaparicon en septiembre de 2014, donde su familia ha efectuado machas en búsqueda de justicia por el joven.

Los sospechosos de la desaparición forzada, Marcelo Acevedo, Mariano Mora, Julieta Amaya y Marcela Rodríguez son policías; por su parte la expareja de Ortiz Alejandra Espinoza, y María Vásquez, son las civiles involucradas. Todos están libres.

Don Roque se murió esperando a su hijo todos los días, en la plaza y en su casa. Nunca se desprendió de ese recuerdo y de las esperanzas de poder verlo por última vez. La tristeza lo fue enfermando y hoy su luz se apagó para siempre.

Tenía 78 años y sufría mal de Parkinson. Así con todo su deterioro encabezó hasta último momento las marchas para pedir justicia. Alrededor de 33 manifestaciones se hicieron en todo este tiempo, pero nunca hubo respuestas.

A Don Roque no le alcanzó el tiempo para encontrar a su hijo, no pudo despedirlo, nunca supo qué hicieron con el cuerpo o si algún día iba a entrar caminando por la misma puerta que un día cerró. Solo sintió dolor y se aferró al cariño de su familia. Esperó, no dejó de esperar. Solo fue la salud que terminó venciéndolo.

“Más allá de que hayan pasado cuatro años, seguimos pidiendo Justicia, queremos saber qué le pasó, qué le hicieron, dónde está, necesitamos saber la verdad”, declaró Carolina el pasado 16 de septiembre cuando se cumplió un nuevo aniversario.

Sus restos son velados en Casa Grassi a partir de las 14.30.